Historia

Conozca la historia de Solé Diesel gracias a este paseo por los más de 100 años de actividad.

Solé Diesel es una empresa de carácter familiar fundada en 1912 por Enrique Solé Jorba como un taller de construcción y reparación de carros y carruajes. 

Debido al proceso de desuso de carruajes, en 1931 se empezó con la reparación de automóviles junto con actividades de cerrajería y venta de gasolina. En 1936, debido a la guerra civil española, la actividad empresarial cesó. Fue retomada en 1939 y, posteriormente, tras el fallecimiento del fundador, la dirección pasó a manos de sus hijos, Enrique Solé y Ramón Solé.

La guerra trajo pobreza al país, desencadenando años de gran escasez de maquinaria y materiales, por lo que Solé Diesel decidió dar el salto a la fabricación de piezas propias, lo que le permitió evolucionar y comenzar a producir maquinaria y motores diésel para diferentes aplicaciones.

Antes de especializarse en la venta de motores marinos, la empresa pasó por otras etapas en las que se dedicó también a la fabricación de tractores, con la empresa subsidiaria Solsuc, o la fabricación de máquinas lavavajillas industriales.

Fue en 1949 cuando se detectó un nicho de mercado en el sector náutico, concretamente centrado en los profesionales de la pesca, ya que en aquel momento las embarcaciones de recreo eran escasas en el territorio español. Es en el sector náutico donde Solé Diesel ha experimentado un gran crecimiento año tras año, hasta llegar a ser hoy en día una de las principales marcas de remotorización de motores marinos.

Inicialmente, todos los productos eran íntegramente de fabricación propia, para posteriormente especializarse en la marinización de motores industriales de marcas como Lombardini, Mercedes Benz, Perkins, Mazda, Nissan, Hino, VM, New Holland y Mitsubishi, todas ellas de gran calidad, alto rendimiento y prestigio.

Años más tarde, en 1964, tuvo lugar la segunda edición del Salón Náutico de Barcelona y Solé Diesel expuso sus productos por primera vez en este salón, donde visitantes de otros países se interesaron por la marca. Este evento supuso el punto de partida del proceso de internacionalización de la empresa, que hoy está presente en más de 60 países de todo el mundo, gracias a su amplia red de distribución. Solé Diesel ha seguido exponiendo desde ese año de forma ininterrumpida en el Salón Náutico de Barcelona, llegando a ser uno de los expositores más veteranos presentes en esta feria náutica.

En 1970, se lanzó el primer motor de la serie MINI, un motor monocilíndrico de 5 CV. Una década más tarde, a finales de los años 80, se consolidaron los acuerdos con marcas tan prestigiosas como Mercedes Benz o Mitsubishi. Además, en 1988, se produjo el primer ejemplar del emblemático modelo MINI-17, uno de los motores más vendidos y populares de la compañía hasta la actualidad.

En 1992, Enrique Solé Matas cogió las riendas del negocio, logrando afianzar Solé Diesel como una marca de referencia en la marinización de motores industriales, tanto en el ámbito nacional como internacional. Marieli Solé Toledano, la cuarta generación familiar, se incorporó en 2014 para aportar una visión empresarial fresca acorde con las nuevas tecnologías y alta exigencia del mercado.

En 2012, Solé Diesel cumplió 100 años de la creación de la compañía, lo cual le hizo entrar en el selecto grupo de empresas con más de un siglo de historia. Esta experiencia avala el resultado final de los productos, cuyo éxito radica en la combinación del conocimiento del personal más experimentado junto a la innovación que aportan las nuevas generaciones y en coordinación con el control y mejora de los procesos de fabricación, entrega y posventa.

En la actualidad, Solé Diesel es una empresa consolidada en la fabricación de motores, grupos electrógenos marinos, hélices y accesorios. Los productos son fabricados en Martorell (Barcelona), según los más altos estándares de calidad y con la satisfacción del cliente como principal objetivo. Por ello, se trabaja con las mejores marcas del mercado tales como Deutz, Kubota y Mitsubishi, con quien se cumplió 40 años de colaboración en 2018.

Solé Diesel se ha diferenciado por el trato personalizado a sus clientes, adaptando soluciones a sus necesidades y ofreciendo asesoramiento adecuado a cada caso, ya sea para embarcaciones de recreo como de uso profesional.